Ofrecer Seguridad

OFRECER SEGURIDAD: PREMISA ABSOLUTA ( )

Casi todo paciente al que se le planifica cirugía se hace dos interrogantes relacionadas con la anestesia: “¿Me despertaré durante la operación?” y “¿Funcionará bien mi cerebro después de la anestesia general?”. La vasta experiencia de nuestro  profesor Víctor Navarrete Zuazo  le dice que debe aclarar ambas inquietudes en las consultas pre-operatorias, por lo que hoy ha elegido el tema para profundizar.

Explica el Dr. Navarrete que el Despertar Intra-Operatorio (DIO) es una justificada preocupación, casi a la par de lo que tanto se escucha cuando ha sido intervenido quirúrgicamente un anciano y la familia expresa: “El abuelo nunca fue el mismo después de la cirugía”. El especialista aclara que existen dos variantes de presentación de este último fenómeno: el Delirio Postoperatorio (DPO) y la Disfunción Cognitiva Postoperatoria (DCPO), por lo que de ellas abundará más.

El Delirio Postoperatorio (DPO) lo define como una alteración aguda fluctuante del estado mental, caracterizada por una fase de alerta reducida y trastornos de la atención, que puede comenzar desde la sala de recuperación y extenderse hasta cinco días posteriores al proceder quirúrgico. También existe el delirio de educción que es cuando se despierta de la anestesia de forma hiperactiva. Durante este fenómeno ocurre un empeoramiento de la conciencia a corto plazo y el paciente, aunque está consciente, con su estado mental alterado puede manifestar desorientación, alucinaciones, confusión, intranquilidad y conducta física violenta y hasta peligrosa. Ello ocurre entre 5 y 15 minutos después de la anestesia general.

La Disfunción Cognitiva Postoperatoria (DCPO), por su parte, no afecta el nivel de conciencia; en ella los cambios se dan con sutileza y, frecuentemente, son los familiares, amigos o el equipo hospitalario quienes la detectan. En el deterioro cognitivo que se da en la DCPO es común el trastorno de la memoria y la dificultad en el procesamiento de información, lo cual puede ocasionar problemas en el trabajo y/o en el hogar.

Monitorizar la función cerebral durante cada acto quirúrgico ha favorecido notablemente la disminución de la aparición tanto del DIO como de la DPO y la DCPO, pues permite prevenir si la administración de la anestesia ha sido insuficiente y se puede producir un Despertar Intra-Operatorio (DIO), o si está siendo demasiada y pudiera favorecer el Delirio Postoperatorio (DPO) y la Disfunción Cognitiva Postoperatoria (DCPO).

Por incrementar la seguridad del paciente quirúrgico, los anestesiólogos de la Clínica Central “Cira García”, encabezados por  el  profesor Navarrete Zuazo, monitorizan la actividad cerebral con la electroencefalografía trans-operatoria de forma continua, siempre que se aplica anestesia general; pues según nuestro experto mediante esta electroencefalografía se puede observar el comportamiento de las ondas eléctricas emitidas por estructuras corticales y subcorticales, y el impacto que sobre estas tienen los diferentes agentes anestésicos. Garantizar el éxito en cada proceder que se realiza en los quirófanos del Centro, es premisa absoluta de su equipo, culmina el Profesor.